ARTÍCULO 3 DE LA SERIE

Este artículo cubre la tercera etapa de adaptación: Ajustarse. Asegúrese de leer los artículos de este sitio que cubren las otras tres etapas:

Etapa 1:Sobrevivir

Etapa 2: Buscar

Etapa 4: Separar

 

MÁS CONTROL Y EQUILIBRIO

Ajustarse es ver el mundo como es y verse a sí mismo como es. Es sobrepasar las intensas emociones de Sobrevivir, sentir menos la urgencia de la  de Buscar y obtener una mayor sensación de control y equilibrio en su vida diaria.

Ajustarse es un tiempo de vida más predecible y estable. Ajustarse es un tiempo de integración de las necesidades de su niño en el resto de su vida y es trabajar para establecer una nueva sensación de estabilidad y armonía para usted y toda su familia.

UN CAMBIO EN SUS ACTITUDES

Ajustarse es un tiempo de cambiar la perspectiva sobre las necesidades de su niño. Cambia su enfoque a encontrar formas de ayudar a su niño a hacer lo que sea posible, usando los medios que estén disponibles. Éstas son algunas actitudes que podría notar:

  • Su definición de “normal” cambia— desarrolla una nueva normalidad en su familia
  • Empieza a aceptar “lo que es”
  • Ya no se preocupa tanto
  • Ya no siente el mismo sentido de urgencia— se da cuenta de que no tiene que pasar cada minuto disponible “enseñándole” a su niño, y que más no siempre es mejor
  • Se olvida de ciertas expectativas poco realistas
  • Se da cuenta de que la Búsqueda se reactivará de vez en cuando
  • Se da cuenta de que puede llegar a sentirte triste, culpable o asustado de vez en cuando
  •  

UN CAMBIO EN TU EQUILIBRIO

En la etapa de Ajustarse usted establece algunas prioridades nuevas para su vida y la de su hijo. Éstos son algunos puntos en los que podría notar esos cambios:

  • Tiene más capacidad para entender lo que importa en el momento
  • Las necesidades totales de su niño se han convertido en su enfoque, no sólo la discapacidad
  • Ha retomado el control del resto de su vida
  • Aprende a manejar las demandas diarias e intenta sacar algo de tiempo para usted mismo.
  • Su vida diaria puede ser más predecible
  • Aprende que el equilibrio cambia a medida que algunas cosas se van volviendo más fáciles, otras más difíciles y muchas otras simplemente cambian.
  •  
 

UN CAMBIO EN EL CONTROL

Ajustarse también le hará sentir más en control de las cosas de muchas maneras. Algunas señales de este cambio incluyen:

  • Ya no reacciona solamente
  • Tiene mucha más información que la que tenía cuando supo que su niño tenía una discapacidad y sabe a quién preguntar si tiene dudas.
  • Tiene nuevas destrezas para Buscar
  • Es más atrevido y conocedor y los profesionales con quien trata lo saben
  • Avanza con un sentido de vitalidad y propósito
  • Trabaja para hacer su vida y la de su familia tan estable y unida como sea posible
  • Encuentra lo que funciona, está mejor capacitado para tomar decisiones sobre su vida
  • Tiene un sistema de apoyo
  • Es mucho más flexible de lo que solía ser
  • Controla mejor sus emociones y puede relajarse y ser más flexible cuando se trata de los problemas diarios.
  •  

OBSTÁCULOS PROPIOS DE AJUSTAR

Algunas familias nunca son capaces de disfrutar la sensación de la etapa Ajustarse o esa sensación puede atrasarse debido a ciertos obstáculos. Algunos obstáculos típicos de la etapa Ajustar pueden ser:

  • Crisis médicas continuas o comportamientos agresivos/autodestructivos, o la salud física o mental de cualquier miembro de la familia
  • Falta de recursos económicos o seguro adecuado
  • Problemas médicos severos, de aprendizaje, emocionales o de comportamiento que las familias no pueden abordar en el hogar
  • Un matrimonio o relación que no es capaz de manejar la crisis
  • Ser padre soltero, lo que resulta en el manejo de todas las responsabilidades
  • Regresan las etapas Sobrevivir y Buscar debido a una mudanza, un cambio de escuela o un cambio mayúsculo en las necesidades de su niño
  •  

ACERCA DE LAS CUATRO ETAPAS DE ADAPTACIÓN

El Modelo de Adaptación de cuatro etapas fue desarrollado por la Dra. Nancy Miller, psicoterapeuta y trabajadora social. Ella trabajó con cuatro madres de familia durante un período de cinco años y condensó sus experiencias en el libro Nobody’s Perfect: Living and Growing with Children Who Have Special Needs (Nadie es perfecto: vivir y crecer con niños con necesidades especiales). El modelo surgió de conversaciones con las mamás, de experiencias al trabajar con las familias y de los escritos de muchos padres y profesionales.