¿QUIÉN ABOGARÁ POR SU NIÑO SI USTED NO LO HACE?

Su niño y los obstáculos que enfrenta a menudo parecen ser el centro de su universo. Es por eso que a veces parece que también importar a los demás, pero eso no es razonable. La realidad es que muchos proveedores de servicios, profesionales de salud y educadores con los que de su niño tienen muchos otros desafíos y responsabilidades. En cierto modo, usted está en competencia con esos desafíos y esas responsabilidades. Para obtener la atención, los servicios y la ayuda que su niño necesita, usted debe llamar la atención a la causa de su niño. Usted debe abogar, por su niño.

Al principio, es posible que sienta incómodo al hablar a favor de las necesidades de su niño con los profesionales. Sentir así es normal. Para muchos padres, eso nos resultó difícil la primera vez. Pero lo aprendimos a hacer porque nuestros niños necesitaban que diéramos “un paso adelante”. Usted también puede aprender a abogar por su niño.

Usted cuida a su niño constantamente y por eso sabe lo que es mejor para él. Usted sabe lo que le causa felicidad y sabe cuando está triste o enfermo. Usted sabe lo que le gusta y lo que no le gusta. También sabe cuando algo no está bien o cuando un plan no va bien. Ser el experto sobre su niño es importante. Los doctores, los maestros y los terapeutas deben ayudar a los padres a comprender las necesidades de los hijos.

 

CAPACITACIÓN E INFORMACIÓN

Partners Resource Network (PRN) es una entidad sin fines de lucro que dirige una red de Centros de Capacitación e Información para Padres (PTI) que funciona en todo el estado de Texas y recibe fondos del Departamento de Educación de Estados Unidos, Oficina de Programas de Educación Especial (OSEP). Los PTI de Texas ayudan a los padres a conocer sus derechos y responsabilidades en virtud de la Ley de Educación de Personas con Discapacidad (IDEA) y participar como miembros del equipo en los servicios de planificación para sus hijos. PRN ofrece talleres y asistencia sobre una variedad de temas relacionados con la discapacidad y la educación especial. Busque el PTI correspondiente a su zona

 

SEIS SUGERENCIAS PARA ABOGAR POR SU HIJO DE MANERA EFECTIVA

1. Recopile información: Aprenda sobre la discapacidad de su niño, lea libros y artículos, asista a conferencias y analice la posibilidad de unirse a un grupo de apoyo para padres en su área. Familiarícese con términos de educación y médicos y siglas relacionadas (palabras formadas por las primeras letras de las palabras; por ejemplo, IEP es la sigla en inglés de “Individualized Education Program”).

2. Haga preguntas: Haga muchas preguntas a los médicos, a los terapeutas y a los maestros con los que trata. Y no tenga miedo de pedir aclaraciones si las respuestas que le dan son confusas o complicadas.

3. Comuníquese de manera eficaz: Prepárese para todas las reuniones y citas. Escriba sus preocupaciones y el progreso actualizado y esté listo para compartirlos. Hable con claridad, calma y franqueza. Escuche y tómese su tiempo para pensar sobre la información que se analiza o se comparte con usted. Tome muchos apuntes.

4. Traiga documentación o datos: La documentación y los datos ayudarán más con su caso que los retazos de información que saque de la mente. Presente los documentos o los hechos de manera ordenada y en un formato legible.

5. Sea insistente, pero amable: Recuerde, su niño es uno de muchos otros. Es por eso que tiene que ser insistente para conseguir lo que necesita. Es posible que tenga que aprender a ser más asertivo de parte de su hijo que lo que es por usted mismo. Pero también debe construir y mantener relaciones con los proveedores de servicios y los educadores que también ayudarán a su hijo. Eso significa que tienen que ser insistente y amable. A veces, es posible que se enoje por dentro. Está bien sentirse así, pero si deja salir el enojo y la agresividad, las personas con quienes usted está tratando puede sentirse en su contra y así, las relaciones importantes pueden quedar dañadas. No deje salir su enojo en contra de las personas que están intentando obtener ayuda para su niño. En cambio, “mátelos con amabilidad” porque eso funciona mucho mejor a lo largo.

6. Mantenga la calma: Este es un maratón, no una corridita. Perder la paciencia y la serenidad por cada contratiempo solo dificultará las cosas para usted y su hijo. Es posible que sienta que el estrés y la preocupación son factores motivantes, pero no lo son, ni lo deben ser. El estrés y la preocupación pueden ser destructivos is no los manejamos. Cuanto más estrés y preocupación usted pueda eliminar, más eficiente será para abogar por su niño. La situación ya es suficiente difícil -- no permita que sus pensamientos negativos la empeoren. Concéntrese en lo que puede controlar y no en lo que está fuera de su control.

Adaptado de "How Parents Can Be Advocates for Their Children” del Centro Nacional de Discapacidades de Aprendizaje.