UNA HABILIDAD CRUCIAL PARA DEFENDER A SU NIÑO

Cuando  usted tiene una inquietud acerca de la salud de su niño o de como su pequeño está creciendo y aprendiendo, la primera persona a quien puede recurrir es a su médico. Buscar consejos médicos es algo importante en el cuidado de su niño, especialmente si su niño tiene una discapacidad. Es posible que haya muchos especialistas involucrados en el cuidado de un niño con necesidades médicas complejas. Para ser un buen defensor de su niño, es importante que usted aprenda como expresarse y darse a entender sus inquietudes. Consulte también Abogue por su niño.

Los videos que tratan de las estrategias en como hablar con su médico utilizan varios términos para referirse a su médico y al personal en la oficina. Escuchará los términos hogar médico, proveedor del hogar médico, y médico. Consulte también Aprenda sobre "La Casa de Salud" (Medical Home).

 

Los conceptos de vigilancia (observar a un niño por un cierto tiempo determinado) y de examinación (observar a un niño hoy) se tratan en su debido contexto en este video y ayudan a explicar como un médico podría trabajar con usted para abordar sus inquietudes.

 

CLAVES PARA UNA COMUNCACIÓN EFICAZ

Usted conoce mejor a su niño. Sus observaciones son importantes en la planificación del cuidado y del tratamiento médico para su niño. La información que usted tiene contribuye a asegurar que los planes y las intervenciones estén funcionando. Usted pasa la mayor parte del tiempo con su niño y conoce lo que le gusta, lo que no le gusta, lo que puede y no puede hacer, sus comportamientos, sus puntos fuertes y sus necesidades. Así que aprenda a ser un buen observador.

Esté preparado. Antes de una cita médica, escriba una lista de preguntas. Llegue preparado con información y con descripciones de lo que le preocupa a usted. Utilice su diario o registro de actividades para recordar la cronología de eventos, o cuando y como sucedieron ciertos comportamientos. Por ejemplo, si está preocupado porque su bebé vomita varias veces al día, tome apuntes de cada episodio, anotando cuando pasó, en donde pasó, lo que había comido su bebé y cuanto había comido. Durante la cita, tome apuntes para anotar las respuestas que le den, y así poder recordarlas después.

Comunique sus inquietudes desde el principio. A menudo verá a una enfermera o a un asistente de médico antes de ver al médico. Comparta sus inquietudes y sus preguntas. Tal vez ellos puedan contestar algunas de las preguntas, así dejándole a usted más tiempo para estar con el médico. Consulte también Tres preguntas claves para cuando primero conoce al médico.

Comparta información y actualizaciones. No suponga que el médico está al tanto de todo lo que sucede fuera de su oficina. Cuando su niño está recibiendo servicios (tales como Intervención a Primera Infancia (ECI - siglas en inglés), terapia privada o a través de las escuelas públicas), asegúrese de que su médico tenga copias de las evaluaciones y el plan de servicios. Puede ser necesario firmar un formato de divulgación para que cierta información pueda ser compartida. Infórmele a su médico sobre cualquier progreso que haga su niño por pequeño que sea, bueno o malo.  Lo que usted piensa que es insignificante podría ser de importancia para su médico. Incluso puede mandarle ocasionalmente una foto de su niño con unos apuntes destacando alguna nueva habilidad que el niño haya desarrollado.