Al igual que es importante planificar para las emergencias en el hogar, también es  importante tener planes de emergencia para cuando su niño está en la escuela. Usted sabe más acerca de las necesidades especiales de su niño que su escuela o la guardería.

Esté preparado para ayudar a planificar las emergencias. Su escuela o guardería podrá decirle cuál es el plan para todo tipo de prácticas de emergencia. Asegúrese de comprender cómo nos comunicaremos con usted en caso de emergencia.

Las necesidades específicas de su niño pueden ser nuevas para el programa. Hable y ofrezca su tiempo para explicar en detalle los planes de emergencia. Ofrezca su ayuda en analizar detalladamente esta experiencia de aprendizaje para su niño. El administrador de la escuela o el director de la guardería debe recibir cualquier ayuda o sugerencia que usted pueda ofrecer cuando se trata de mantener a todos los niños seguros.

 

SE REQUIERE QUE LAS ESCUELAS SE PREPAREN

Hay reglas y regulaciones para las escuelas y las guarderías sobre la preparación para la seguridad en situaciones diferentes. El Centro de seguridad escolar de Texas ha creado unas Herramientas para el manejo de emergencias para ayudar a las escuelas cumplir con estos requisitos.

Se espera que la escuela de su niño tenga prácticas de emergencia habitualmente. Estas prácticas ayudan a los estudiantes y al personal a saber lo qué se debe hacer en caso de una emergencia actual. Si la práctica se hace de forma rutinaria, se convierte en algo automático, por lo cual habrá menor confusión durante una emergencia actual. Las prácticas de emergencia en la escuela incluyen:

  • Prácticas de evacuación, para asegurarse que los estudiantes se puedan mover a un lugar seguro en cualquiera de los numerosos escenarios, incluyendo el fuego;
  • Prácticas meteorológicas, para asegurarse que los estudiantes se mantengan seguros en caso de fenómenos naturales, tales como el mal tiempo y las inundaciones;
  • Prácticas de refugio en el lugar donde están para proteger a los estudiantes de los contaminantes y otros materiales peligrosos;
  • Prácticas de cierre de emergencia, para asegurarse que los estudiantes puedan refugiarse de forma segura cuando existe una amenaza interna, y que estén listos para tomar medidas adicionales en caso de necesidad.

Al igual que todos los niños son diferentes, también todas las escuelas y las guarderías son diferentes. Cada administrador o director tiene diferentes combinaciones de habilidades deseables. A veces se necesita de peritos externos en la materia para ayudar a señalar los puntos conflictivos. Ahí es donde usted puede ayudar.

Aquí hay unos escenarios para ayudarle a pensar acerca de cómo su escuela o su guardería necesitaría preparar a su niño para prácticas de emergencia.

TRATANDO CON LA SENSIBILIDAD DEL SONIDO

Por designio, todos los niños reaccionan al sonido irritante y estridente de la alarma de incendios de la escuela. Sin embargo, algunos niños con discapacidades pueden tener reacciones extremas con este sonido.

No se rinda a la necesidad de proteger a su niño del ruido sacándolo de la escuela antes de una práctica de emergencia. Cuando ocurre una emergencia actual, no hay ninguna advertencia. Su niño y otros niños estarán en mayor peligro si el niño tiene una reacción extrema. Experimentar las prácticas de evacuación puede ayudar a que su niño se acostumbre al sonido para que no reaccione de forma exagerada en caso de una emergencia actual.

Antes de una práctica de evacuación, asegúrese de que su niño esté consciente de que el ruido va a ocurrir. Para la primera práctica de evacuación, prepare a su niño poniéndole los auriculares o tapones en los oídos. Después de algunas prácticas de evacuación, muéstrele donde se encuentran los auriculares o tapones para los oídos para que pueda recuperarlos y ponérselos él mismo cuando suene la alarma. A medida que se vuelva más acostumbrado al sonido, él tendrá cada vez menor necesidad de una protección auditiva. El objetivo es que su niño sea lo más independiente y tranquilo posible ambos durante las prácticas de evacuación y si ocurriera una emergencia actual.

PREOCUPACIONES CON LA MOVILIDAD

Si su niño usa una silla de ruedas o no sería capaz de salir rápidamente de un edificio por su cuenta durante una emergencia, asegúrese de que la escuela tenga un plan para cualquier sitio donde podría encontrarse su niño. Esto incluiría la cafetería, la biblioteca, el salón de clase o una sala de terapia. Evite el deseo de usar un ascensor durante una práctica de emergencia. Los ascensores no están disponibles durante un incendio. Las personas que están cuidando a su niño necesitan practicar estrategias de la vida real.

El plan debe ser lo más detallado posible. Aprenda las respuestas a estas preguntas: ¿Quién es el asignado para ayudar a mi niño? ¿Cómo parece que será esta ayuda? ¿Es seguro el plan para todos los involucrados? Entonces planee para lo que pudiera pasar. Preguntas tales como, ¿qué pasa si el maestro o el personal asignado que mejor conoce a mi niño está ausente? O, ¿qué pasa si hay un incidente en el autobús escolar? La planificación para lo que pudiera pasar ayuda a que todos se sientan preparados y confiados con la situación.

CUESTIONES MÉDICAS Y DE SALUD

Si su niño tiene problemas médicos, la planificación por adelantado es muy importante. Una vez más, hable sobre lo que pudiera pasar.

¿Qué pasa si mi niño tiene que estar en un cierre de emergencia durante un periodo prolongado de tiempo? ¿Todo el personal que trabaja con mi niño sabrá qué hacer? ¿Dónde se encuentran los medicamentos y los suministros médicos? ¿En todo momento existen instrucciones y expectativas claras para el cuidado de mi niño?

UTEP/UT- El programa de farmacias cooperativas de Austin ha creado una tarjeta de información médica (PDF) que se puede descargar del Internet y debe llenarse por completo. Esta tarjeta de información debe llevarse en el bolsillo o en la mochila de su niño siempre.