ATENCIÓN NO DESEADA

Para los padres, los cuidadores y los familiares de los niños con discapacidades, puede ser difícil convivir con las reacciones de otras personas a su conducta pública. Algunas de las reacciones que su niño pueda tener pueden ser consideradas socialmente inapropiadas, como arrebatos, berrinches o erupciones.

Cuando un niño está teniendo dificultades para hacer frente a una situación estresante en público, la gente dirigirá la vista hacia usted. En estos tiempos, recuerde que a veces estas personas entienden a los niños con discapacidades y quieren encontrar una manera de ayudarlo u ofrecer un comentario de apoyo. Asuma lo mejor, a menos que tenga una razón definida para asumir lo contrario.

Pero la triste realidad es que algunas personas se quedan mirando y hacen comentarios groseros. Esto sólo hace que sea más difícil para que los padres traten de consolar a un niño molesto. A veces nos encontramos en un estado de ánimo tranquilo y podemos ayudar a educar a la persona que ha hecho el comentario inapropiado. Pero otras veces nos puede hacer enojar tanto que queremos responder con nuestro propio comentario inapropiado. Ambos tipos de reacciones son normales y es de esperar.

Cuando nuestros niños crezcan y puedan ser capaces de entender los comentarios o notar las miradas, nos comenzamos a preocupar por la forma en que les afecta a ellos y a su autoestima. Pero hay maneras en que podemos calmarnos y ayudar a nuestros niños en el proceso.

 

IGNORE LA IGNORANCIA

Una cosa que podemos hacer es recordar que la persona mirando o haciendo comentarios groseros nunca ha conocido a nuestro niño y sólo ve su discapacidad, no lo que ella es realmente como persona.

Trate de recordar que las personas a menudo hablan antes de pensar. Recuerde que las palabras o acciones de la otra persona no se reflejan en su niño o sus habilidades como padre. Su reacción se debe a su ignorancia acerca de los niños con discapacidades. La mayoría de las veces, la mejor respuesta es de ignorar a la persona y redireccionar la atención de su niño.

OPORTUNIDADES PARA MOMENTOS DE ENSEÑANZA

Otra estrategia es de utilizar el evento como un momento para enseñar a la persona y abogar por su niño. Algunos ejemplos posibles son. "Mi niña tiene autismo. Ella está haciendo su mejor esfuerzo, pero ella está pasando por un momento difícil con el ruido que hay aquí", o "Mi hija está haciendo su mejor esfuerzo, pero tiene un retraso en el lenguaje y no entiende lo que le estamos pidiendo".

Si decide seguir este camino, mantenga la calma y evite ser confrontacional—una erupción es la última cosa que usted o su niño necesitan.

Una vez que esté lejos de la persona o situación, use el tiempo como un momento de aprendizaje para su niño, también, si es posible. Algunos ejemplos podrían ser: "La señora en el parque tenía un montón de preguntas. Ella estaba tratando de entender porque estabas molesto", y, "le dije que necesitabas tiempo para calmarte". Esto ayudará a su niño a aprender como educar a las personas acerca de su discapacidad. También puede ayudar a aprender a no tomar las cosas de manera personalmente.

Y si usted es uno de esas personas, por favor tómese el tiempo para mirar al niño en su totalidad. Mira más allá del comportamiento y vea al niño y a los padres que están haciendo todo lo posible en una situación muy difícil.